top of page

La miopía y su relación con la iluminación artificial



La miopía, un problema visual creciente a nivel global, ha sido identificada como una de las principales preocupaciones de salud por la Organización Mundial de la Salud, con estimaciones que sugieren que para el 2050, la mitad de la población podría padecerla si no se toman medidas efectivas. Diversos factores han sido vinculados al desarrollo de la miopía en jóvenes, y uno de ellos es el ambiente en el que viven. En particular, la exposición a la luz artificial antes de dormir ha emergido como un factor de influencia significativo en el crecimiento del globo ocular.


El ojo humano, un complejo sistema óptico, está diseñado para enfocar las imágenes del mundo circundante en la retina, lo que nos permite percibir el entorno con claridad. Sin embargo, cualquier alteración en la estructura del ojo puede resultar en una visión distorsionada o borrosa. En el caso de la miopía, las imágenes se enfocan delante de la retina en lugar de sobre ella. Esto se traduce en una visión borrosa de objetos distantes. La luz desempeña un papel crítico no solo en nuestra capacidad para ver durante el día, sino también en la regulación de funciones neurales y fisiológicas, especialmente durante el sueño.


La relación entre la luz artificial y la miopía es más estrecha de lo que a menudo se reconoce. Estudios han demostrado que la exposición a la luz artificial antes y después de dormir puede afectar significativamente el desarrollo de la miopía en niños. Concretamente, se ha observado que los niños que duermen con la luz encendida tienen un mayor riesgo de desarrollar miopía en comparación con aquellos que duermen en la oscuridad. El capítulo dedicado a la miopía y la luz azul en el libro "El Ladrón del sueño" profundiza en los efectos precisos de esta luz artificial en nuestros ojos.


En este contexto, es recomendable reducir el uso de luz artificial al dormir durante la noche. Cuando sea necesario, se aconseja optar por luces cálidas en lugar de luces frías, ya que se ha demostrado que tienen un impacto menor en la producción de melatonina, una hormona crucial para regular el ciclo de sueño. Esto subraya que el sueño no es simplemente un periodo de descanso, sino una etapa crítica que influye en diversos sistemas fisiológicos del cuerpo.


En resumen, la relación entre la miopía y la iluminación artificial es un tema relevante y que merece mayor atención. Comprender cómo la exposición a la luz artificial puede influir en el desarrollo de la miopía es esencial, especialmente en un contexto en el que la prevalencia de esta condición visual está en aumento. Para preservar la salud visual de las generaciones futuras, se debe considerar cuidadosamente la gestión de la iluminación artificial, especialmente en el entorno de descanso nocturno de los jóvenes.


Emiliano Terán Bobadilla


Para obtener más información sobre este tema, asegúrese de consultar mi libro, "El ladrón del sueno", que detalla más los efectos de la luz azul en la salud y ofrece consejos prácticos para mejorar la calidad del sueño. Mas información en mis redes sociales o correo (FB: @emitiran, IN: @emitiran).


Referencias


66 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page