top of page

El lado oscuro del sistema visual



Introducción

La relación entre el sueño y el sistema visual se ha convertido en un área crítica de estudio en los últimos años, especialmente debido a la presencia cada vez más omnipresente de la luz azul artificial en nuestra vida diaria (Teran, 2020). Este ensayo examinará el impacto negativo de la exposición excesiva a la luz azul artificial durante la noche en el sistema circadiano y el papel de las células ganglionares de la retina intrínsecamente fotosensibles (ipRGC) en la regulación del lado oscuro de la visión, la respuesta pupilar y la supresión de la melatonina. A través de un análisis integral de diversos marcos teóricos, limitaciones y soluciones alternativas, exploraremos las complejidades de este tema relevante y oportuno.

I. La prevalencia de la luz azul artificial y sus efectos sobre el sueño

En la sociedad contemporánea, la exposición a la luz azul artificial se ha vuelto cada vez más frecuente debido al uso generalizado de dispositivos electrónicos como teléfonos inteligentes, tabletas y pantallas LED. Estos dispositivos emiten luz azul visible de alta energía (HEV), que se ha relacionado con alteraciones en los ritmos circadianos, los patrones de sueño y la salud en general (Cajochen et al., 2011).

La investigación sobre el impacto de la exposición a la luz azul artificial en el sueño abarca múltiples disciplinas, incluidas la ciencia del sueño, la cronobiología y la neurociencia. Los resultados han demostrado que la exposición a la luz azul, especialmente por la noche, puede retrasar el inicio de la producción de melatonina, lo que provoca interrupciones en el ciclo natural de sueño y vigilia (Gooley et al., 2010). Esto puede resultar en dificultades para conciliar el sueño, reducción de la calidad del sueño y duración insuficiente del sueño, lo que puede contribuir a las consecuencias negativas para la salud mental y física.

II. El papel de las células ganglionares de la retina intrínsecamente fotosensibles (ipRGC)

Las células ganglionares de la retina intrínsecamente fotosensibles (ipRGC) desempeñan un papel crucial en la mediación del impacto de la luz azul en el sueño y los ritmos circadianos. Estas células retinianas especializadas son sensibles a las longitudes de onda de la luz azul y son responsables de regular varias funciones visuales que no forman imágenes, incluido el fotoentrenamiento circadiano, el reflejo pupilar a la luz y la supresión de la melatonina (Berson et al., 2002).

La interrupción de la función de las ipRGC debido a la exposición excesiva a la luz azul artificial durante la noche se ha relacionado con trastornos del sueño y posibles implicaciones para la salud a largo plazo (Bedrosian & Nelson, 2017). A medida que nuestra comprensión de las ipRGC continúa desarrollándose, es esencial considerar las implicaciones más amplias de esta investigación en nuestra vida diaria y las posibles consecuencias de ignorar el lado oscuro de la visión.

III. Marcos teóricos y enfoques críticos

El estudio del sueño y la exposición a la luz azul artificial abarca varios marcos teóricos y enfoques críticos. Las aportaciones de la ciencia del sueño, la cronobiología y la neurociencia han mejorado nuestra comprensión de los mecanismos biológicos subyacentes que regulan el sueño y los ritmos circadianos. Sin embargo, cada disciplina ofrece fortalezas y debilidades únicas para abordar este tema complejo.

Los enfoques interdisciplinarios para el estudio del sueño y el sistema visual pueden aportar información valiosa al integrar los hallazgos científicos con la teoría literaria y el análisis cultural. Por ejemplo, explorar el significado cultural del sueño y el sistema visual puede iluminar las formas en que nuestra comprensión de estos fenómenos está determinada por contextos históricos, sociales y tecnológicos.

IV. Limitaciones, problemas y soluciones

A. Desafíos para medir y cuantificar el impacto de la luz azul en el sueño

La investigación del impacto de la luz azul artificial en el sueño enfrenta varias limitaciones y desafíos. Un problema destacado es la variabilidad inherente en las respuestas individuales a la exposición a la luz azul (Cajochen et al., 2011). Mientras algunas personas pueden experimentar alteraciones significativas del sueño después de la exposición a la luz azul artificial, otras pueden tener efectos mínimos o imperceptibles. Esta variabilidad complica los esfuerzos por establecer vínculos causales claros entre la exposición a la luz azul y las interrupciones del sueño.

Además, la dificultad de controlar varios factores de confusión plantea otro desafío en esta área de investigación. Factores como la edad, condiciones de salud preexistentes, opciones de estilo de vida y el uso de ayudas para dormir pueden influir en los patrones de sueño de una persona (Figueiro & Overington, 2016), lo que dificulta aislar los efectos específicos de la exposición a la luz azul. En consecuencia, los investigadores deben ser cautelosos al sacar conclusiones definitivas basadas en datos limitados o inconclusos.

B. Posibles soluciones y alternativas

A pesar de los desafíos y limitaciones asociados con el estudio del impacto de la luz azul artificial en el sueño, varias soluciones y alternativas pueden ayudar a mitigar sus efectos negativos. Una estrategia ampliamente recomendada es el uso de filtros de luz azul en dispositivos electrónicos, especialmente durante las horas nocturnas (Gringras et al., 2015). Estos filtros pueden reducir significativamente la cantidad de luz azul emitida por las pantallas, minimizando así la interrupción del sistema circadiano y la producción de melatonina.

Además, es fundamental establecer y mantener prácticas saludables de higiene del sueño. Reducir el tiempo de pantalla antes de acostarse, establecer un horario de sueño constante y crear un entorno propicio para dormir puede contribuir a una mejor calidad y duración del sueño (Hirshkowitz et al., 2015). Asimismo, las personas pueden beneficiarse de la exposición a la luz natural durante el día, lo que puede ayudar a regular los ritmos circadianos y mejorar los patrones generales de sueño (Wright et al., 2013).

En términos de investigación y políticas, una mayor colaboración interdisciplinaria entre científicos del sueño, cronobiólogos, neurocientíficos y otros expertos relevantes puede ayudar a superar las limitaciones y desafíos asociados con el estudio de los efectos de la luz azul artificial en el sueño. Al combinar diversas perspectivas y enfoques metodológicos, los investigadores pueden desarrollar una comprensión más completa de los mecanismos subyacentes y las posibles soluciones.

Además, las campañas de salud pública y las iniciativas educativas pueden generar conciencia sobre las posibles consecuencias de la exposición excesiva a la luz azul, especialmente en el contexto del sueño y el bienestar general (Figueiro & Overington, 2016). Al difundir información basada en evidencia y promover hábitos de sueño saludables, las personas pueden estar capacitadas para tomar decisiones informadas sobre su relación con la tecnología y el impacto potencial en sus patrones de sueño.

Observaciones finales

A medida que nuestra comprensión de la compleja interacción entre el sueño y el sistema visual continúa evolucionando, es esencial considerar los posibles efectos a largo plazo de la exposición excesiva a la luz azul artificial en los ritmos circadianos y el bienestar general. Al examinar críticamente el papel de los ipRGC y los marcos teóricos actuales, podemos desarrollar una comprensión más matizada del lado oscuro de la visión y su impacto en el sueño. Además, identificar limitaciones en nuestro conocimiento y explorar posibles soluciones contribuirá a una relación más sana y equilibrada con la tecnología en nuestra vida diaria.


Emiliano Teran Bobadilla

Referencias


  1. Berson, D. M., Dunn, F. A., & Takao, M. (2002). Phototransduction by retinal ganglion cells that set the circadian clock. Science, 295(5557), 1070-1073. DOI:10.1126/science.1067262

  2. Bedrosian, T. A., & Nelson, R. J. (2017). Timing of light exposure affects mood and brain circuits. Translational Psychiatry, 7(1), e1017. DOI: 10.1038/tp.2016.262

  3. Cajochen, C., Frey, S., Anders, D., Späti, J., Bues, M., Pross, A., ... & Stefani, O. (2011). Evening exposure to a light-emitting diodes (LED)-backlit computer screen affects circadian physiology and cognitive performance. Journal of Applied Physiology, 110(5), 1432-1438. DOI: 10.1152/japplphysiol.00165.2011

  4. Figueiro, M. G., & Overington, D. (2016). Self-luminous devices and melatonin suppression in adolescents. Lighting Research & Technology, 48(8), 966-975. DOI: 10.1177/1477153515584979

  5. Gooley, J. J., Chamberlain, K., Smith, K. A., Khalsa, S. B., Rajaratnam, S. M., Reen, E. V., ... & Lockley, S. W. (2010). Exposure to room light before bedtime suppresses melatonin onset and shortens melatonin duration in humans. The Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism, 96(3), E463-E472. DOI: 10.1210/jc.2009-1942

  6. Gringras, P., Middleton, B., Skene, D. J., & Revell, V. L. (2015). Bigger, brighter, bluer-better? Current light-emitting devices – adverse sleep properties and preventative strategies. Frontiers in Public Health, 3, 233. DOI: 10.3389/fpubh.2015.00233

  7. Hirshkowitz, M., Whiton, K., Albert, S. M., Alessi, C., Bruni, O., DonCarlos, L., ... & Neubauer, D. N. (2015). National Sleep Foundation’s sleep time duration recommendations: methodology and results summary. Sleep Health, 1(1), 40-43. DOI: 10.1016/j.sleh.2014.12.010

  8. Teran, E., Yee-Rendon, C. M., Ortega-Salazar, J., De Gracia, P., Garcia-Romo, E., & Woods, R. L. (2020). Evaluation of two strategies for alleviating the impact on the circadian cycle of smartphone screens. Optometry and Vision Science, 97(3), 207-217.DOI: 10.1097/OPX.0000000000001485

  9. Wright, K. P., McHill, A. W., Birks, B. R., Griffin, B. R., Rusterholz, T., & Chinoy, E. D. (2013). Entrainment of the human circadian clock to the natural light-dark cycle. Current Biology, 23(16), 1554-1558. DOI: 10.1016/j.cub.2013.06.039


Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page