top of page

Las 5 extinciones masivas de la vida en la Tierra



La extinción de los dinosaurios en el Cretácico-Paleógeno, hace 65 millones de años, es ampliamente reconocida gracias al icónico cráter de Chicxulub en México, el punto de impacto de este evento catastrófico. Sin embargo, cuatro extinciones masivas que ocurrieron mucho antes de este suceso han dejado una profunda marca en la historia de la Tierra, que se remonta a unos asombrosos 4,500 millones de años atrás. En esta ocasión, exploraremos cómo estas extinciones moldearon la evolución de nuestro planeta y analizaremos su relevancia en la comprensión de nuestro mundo actual.


La primera extinción masiva, conocida como la Extinción Ordovícico-Silúrico, tuvo lugar hace aproximadamente 443 millones de años (Prasad, 2022). En ese momento, la Tierra estaba dominada por diversas especies. Esta extinción fue causada principalmente por un cambio climático drástico que resultó en el enfriamiento global de los océanos tropicales, la reducción del nivel del mar y la pérdida de hábitats en áreas bajas. Además, se relacionó con cambios en la concentración de oxígeno en el agua, lo que afectó gravemente la biodiversidad marina (Harper et al., 2014). A pesar de las graves consecuencias de esta extinción, la vida en la Tierra continuó y evolucionó, marcando un ejemplo de la resiliencia de la naturaleza frente a los desafíos catastróficos.

El detonante de esta extinción fue el impacto de múltiples factores, uno de los cuales fue el cambio climático debido al enfriamiento global de los océanos tropicales. Esto llevó a la reducción del nivel del mar y la consiguiente pérdida de hábitats en áreas bajas. Además, la extinción también se relacionó con cambios en la concentración de oxígeno en el agua, lo que afectó a la biodiversidad marina (Harper et al., 2014). A pesar de las graves consecuencias de esta extinción, la vida en la Tierra continuó y evolucionó, marcando un ejemplo de la resiliencia de la naturaleza frente a los desafíos catastróficos.

Ahora, pasemos a la Segunda Extinción Masiva, conocida como llamada extinción del Devónico, ocurrida hace aproximadamente 365 millones de años durante el período Devónico. Fue causada por cambios drásticos en las condiciones ambientales y la composición atmosférica. Uno de los principales factores fue la disminución del oxígeno en el agua, particularmente en los océanos. Se ha relacionado esta extinción con la actividad volcánica masiva, conocida como las Trampas Siberianas. Estas erupciones liberaron grandes cantidades de gases, incluyendo dióxido de azufre y dióxido de carbono, lo que provocó la acidificación de los océanos y el calentamiento global. Esto tuvo un impacto devastador en la biodiversidad marina y terrestre. A pesar de que algunas especies sobrevivieron y se adaptaron, muchas otras desaparecieron. Esta extinción cambió el curso de la evolución, permitiendo la aparición de nuevas formas de vida en la Tierra.


Así, avanzamos a la Tercera Extinción Masiva, conocida como la extinción Pérmico-Triásica, ocurrida hace unos 250 millones de años. Se la llama la "Gran Muerte" debido a la eliminación de más del 90% de las especies de la Tierra. La causa principal fue un drástico cambio climático causado por la liberación masiva de gases de efecto invernadero, especialmente el aumento de seis veces en el CO2 atmosférico. Esto se debió en gran medida a erupciones volcánicas masivas, como las Trampas Siberianas.


Este cambio climático tuvo efectos devastadores en la vida en la Tierra, provocando la extinción de numerosas especies, tanto en los océanos como en la tierra. A pesar de la catastrófica pérdida de vida, la extinción Pérmico-Triásica también marcó un punto de inflexión en la evolución de las especies, dando lugar a la aparición de nuevas formas de vida en la Tierra.

Continuando, llegamos a la extinción del Triásico-Jurásico, que ocurrió hace unos 210 millones de años. Se debió principalmente a erupciones volcánicas masivas. Estas erupciones liberaron grandes cantidades de gases de efecto invernadero, lo que provocó un cambio drástico en el clima y el medio ambiente. Los registros geológicos muestran evidencia de flujos de lava extensos conocidos como las Trampas del Atlántico Central, que se cree que fueron responsables de estas erupciones. Estos eventos volcánicos liberaron dióxido de azufre y dióxido de carbono, lo que causó un calentamiento global significativo y acidificación de los océanos. Como resultado, muchas especies, especialmente animales grandes, desaparecieron, allanando el camino para el dominio posterior de los dinosaurios en la Tierra. Esta extinción ilustra cómo los eventos geológicos y climáticos cataclísmicos pueden afectar la biodiversidad de la Tierra.


Número de Extinción

Duración de la Vida Hasta la Extinción Masiva

Especies Dominantes en la Tierra

Detonante de la Extinción Masiva

Primera

Hace aproximadamente 443 millones de años

Trilobites y braquiópodos

Cambio climático y glaciaciones

Segunda

Hace aproximadamente 365 millones de años

Peces acorazados y trilobites

Cambio en la concentración de oxígeno en el agua y actividad volcánica

Tercera

Hace aproximadamente 250 millones de años

Anfibios y reptiles

Cambio climático debido al aumento de CO2 y liberación de gases de efecto invernadero

Cuarta

Hace aproximadamente 210 millones de años

Dinosaurios y mamíferos

Erupciones volcánicas masivas

Quinta

Hace aproximadamente 65.5 millones de años

Dinosaurios y mamíferos

Impacto de un meteorito de 10 km de longitud

Sexta

No ha ocurrido aún, pero se teme su llegada

Humanos y diversidad de vida

Actividad humana, cambio climático, pérdida de biodiversidad, entre otros factores


Finalmente, llegamos a la quinta y última extinción masiva, hasta ahora, ocurrida hace unos 65.5 millones de años, al final del período Cretácico, y es conocida como la Extinción del Cretácico-Paleógeno (K-Pg) o la Quinta Extinción Masiva. Fue desencadenada por el impacto de un meteorito de aproximadamente 10 km de diámetro. Este evento cataclísmico tuvo un impacto devastador en la Tierra, provocando una serie de consecuencias.


El impacto del meteorito generó una enorme liberación de energía, equivalente a la explosión de miles de bombas nucleares, que causó una onda de choque térmica que arrasó con todo lo que estaba a su alrededor en un radio de aproximadamente 1000 km. Esta onda de calor instantánea carbonizó la vegetación y causó incendios forestales masivos en todo el mundo.


Además del impacto térmico, el impacto del meteorito también arrojó grandes cantidades de polvo y partículas a la atmósfera, bloqueando la luz solar durante semanas o incluso meses. Esto resultó en un drástico enfriamiento global, conocido como "invierno nuclear", un fenómeno en el cual la reducción significativa de la radiación solar alcanzando la superficie terrestre causa un enfriamiento severo y prolongado. Este evento interrumpió los procesos de fotosíntesis y afectó gravemente la cadena alimentaria.


La extinción del K-Pg resultó en la desaparición completa de la mayoría de los dinosaurios no aviares, así como de numerosas otras especies. Sin embargo, abrió el camino para la radiación de mamíferos y, finalmente, para el ascenso de los humanos como especie dominante en la Tierra.


Los detalles de esta extinción masiva están respaldados por un extenso registro fósil, y la evidencia del impacto del meteorito se ha encontrado en forma de cráteres, como el cráter de Chicxulub en México. Esta extinción masiva es un ejemplo impactante de cómo los eventos cósmicos pueden tener un efecto dramático en la biodiversidad de nuestro planeta.


Conclusión


Cada una de las extinciones masivas, a pesar de su impacto devastador, ha demostrado la sorprendente capacidad de la vida para recuperarse y evolucionar. Estos eventos marcan hitos importantes en la historia de nuestro planeta, y aunque condujeron a la ascendencia de nuevas especies, como los mamíferos, también deben servir como recordatorios de nuestra responsabilidad actual.


En la actualidad, enfrentamos desafíos ambientales críticos que se asemejan a las condiciones previas a las extinciones masivas. La actividad humana está impulsando el cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la degradación de los ecosistemas. Si no tomamos medidas urgentes y responsables, podríamos convertirnos en los catalizadores de una sexta extinción masiva. Estamos en una encrucijada crucial en la historia de nuestro planeta, y nuestra capacidad para actuar de manera sostenible y consciente determinará no solo nuestro destino, sino también el de innumerables formas de vida en la Tierra.


La historia de las extinciones masivas es un recordatorio impactante de la fragilidad y la resiliencia de la vida en la Tierra. Debemos reconocer que estos eventos pasados tienen lecciones importantes para enfrentar los desafíos ambientales actuales. Si deseamos garantizar un futuro sostenible y equitativo para las generaciones venideras, debemos asumir la responsabilidad de preservar la diversidad y la belleza de nuestro mundo natural.



Referencias


Ezcurra, M., & Butler, R. (2018). The rise of the ruling reptiles and ecosystem recovery from the Permo-Triassic mass extinction. Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences, 285. https://doi.org/10.1098/rspb.2018.0361.


Prasad, U. (2022). Mass Extinctions in the history of Life: Significance of NASA’s Artemis Moon and Planetary Defence DART Missions. Scientific European. https://doi.org/10.29198/scieu/2208231.


55 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page